Stage Automoción

Automoción

Movilidad eléctrica y conducción autónoma. Fabricación de vehículos individualizados en fábricas inteligentes y cadenas de suministro multinacionales: el sector de automoción está viviendo transformaciones radicales. La velocidad y un máximo de competencia intralogística son los temas del futuro.

Flujo de materiales con procesos seguros: Trenes de remolques

Para el transporte dentro de las naves de almacén y de producción se emplean casi siempre montacargas eléctricos y transpaletas eléctricas. Si se van a usar a la vez diferentes soportes de carga y diferentes cargas, entra en juego nuestro tren de remolques. Este está formado por una remolcadora y, por lo general, por varios remolques. Estos se pueden descargar y cargar de nuevo en diferentes lugares, denominados estaciones de entrega. El diseño de la tecnología y la planificación de las rutas se orientan siempre a sus necesidades individuales. Sobre todo en la fabricación «justo a tiempo» es decisivo un abastecimiento de los materiales a las máquinas de producción y una retirada de los mismos en secuencias muy precisas. El sistema de tren de remolques de Jungheinrich tiene una ventaja clara frente a los montacargas individuales ya que ocasiona menos costes y reduce el tráfico.

La automoción pisa el acelerador: soluciones para la industria 4.0

En la época de la globalización, el sector automovilístico se encuentra en un proceso de transformación. La industria 4.0 es la referencia universal. Hay que dominar cadenas de suministro multinacionales y abastecer las fábricas inteligentes con piezas y componentes de manera rápida, segura, económica y compatible con el medio ambiente. Por tanto, la industria automovilística exige con razón soluciones logísticas de alta tecnología inteligentes e innovadoras a lo largo de la cadena de suministro.

Esto plantea los requisitos más exigentes a los procesos logísticos en el sector automovilístico que se han de adaptar también de forma flexible a situaciones de demanda inestables y fluctuantes. Cada vez más piezas y entregas se equipan, por ejemplo, con etiquetas RFID (Radio Frequency Identification) siendo capaces de transmitir permanentemente su posición en el IdC (internet de las cosas). ¿Desea también usted optimizar el flujo de información entre fabricantes, proveedores y operadores logísticos en la industria automovilística con tecnología inteligente? Jungheinrich es su socio en la industria automovilística con sus soluciones de alta tecnología. 

Logística 4.0: SGA y montacargas comunican

Nuestro sistema de gestión de almacenes SGA de Jungheinrich controla e interconecta todos los procesos en los almacenes de nuestros clientes del sector automovilístico. De esta manera somos capaces de automatizar parcial o totalmente los procesos en el almacén de gran altura y de pasillos estrechos y de evitar al mismo tiempo errores de recogida y de almacenamiento. ¿Está buscando una solución de alta tecnología a la medida de la industria automovilística de un solo proveedor? Aquí la encontrará: la interface de logística de Jungheinrich comunica directamente con los montacargas de almacén. De esta manera, los montacargas de gran altura reconocen automáticamente el destino al que han de aproximarse. 

Nuestros apiladores, como el montacargas recogepedidos EKX, están equipadas con una tecnología de transponders con lectores RFID. De esta forma, se puede realizar una lectura automática de todas las piezas dotadas de chips. Esto supone un ahorro decisivo en tiempo y dinero a lo largo de las cadenas de suministro multinacionales, habituales en el sector automovilístico. Por supuesto, nuestras carretillas se ofrecen ya desde hace muchos años en versión eléctrica. Aquí, la logística ha sido a menudo un ejemplo para el sector del automóvil. Con nuestras soluciones logísticas de alta tecnología le acompañamos a lo largo de todos los cambios de paradigma en la industria automovilística, desde el automóvil eléctrico hasta la conducción autónoma. 

¿Tiene preguntas?